Gigasha publicado sus resultados del primer semestre de 2021. Éstos, según indican en el comunicado, reflejan el enorme cambio de perímetro y crecimiento de tamaño que la compañía ha experimentado tras las últimas compras realizadas en el primer trimestre del año, así como la mejora de su rentabilidad y márgenes.

Tras las últimas adquisiciones realizadas en 2021 (el operador de telecomunicaciones del mercado empresarial portugués ONI, la cartera de clientes de telecomunicaciones empresariales de MásMóvil y la unidad de negocio de ciberseguridad adquirida a ValoraData), Gigas ha conformado un grupo con una facturación en torno a los 54 millones de euros de ingresos y 13 millones de euros de EBITDA ajustado (excluyendo costes de M&A, stock options y planes de remuneración multianuales). 

Las adquisiciones disparan los resultados de Gigas.
Las adquisiciones disparan los resultados de Gigas.

En el primer semestre de 2021, el importe neto de la cifra de negocios (ingresos netos) alcanzó los 22,72 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 338% respecto al mismo periodo del año anterior. El resultado es superior al presupuestado debido, principalmente, a una consolidación de los resultados de ONI desde una fecha anterior a la prevista y a la incorporación en el segundo trimestre de la unidad de negocio adquirida a ValoraData, no contemplada en el presupuesto.

El margen bruto de 13,65 millones de euros en los primeros seis meses del año supone un crecimiento del 261% respecto a los 3,78 millones de euros del primer semestre de 2020. Dicho margen representó un 60,1% del importe neto de la cifra de negocios, y mejora en 1,9 puntos porcentuales el presupuesto para este periodo.

El EBITDA ajustado alcanzó los 5,52 millones de euros en el primer semestre del año, un 338% superior al obtenido en el mismo periodo del año anterior (1,26 millones) y un 34,7% más que los 4,10 millones de euros presupuestados. Especialmente relevante es que el margen del EBITDA del segundo trimestre fue del 25,4%, casi cinco puntos porcentuales más que lo presupuestado, y alcanzó los 3,40 millones de euros en el segundo trimestre, una cifra muy cercana a los 3,45 millones de euros presupuestados para el último trimestre del año, lo que supone un adelanto de seis meses del crecimiento y la rentabilidad de la compañía.

Por otro lado, la deuda financiera bruta alcanzó los 20,51 millones de euros a cierre de junio de 2021, que sumada a la tesorería de la compañía supuso una posición de deuda financiera neta de 10,67 millones de euros a cierre del semestre, 1,0 veces EBITDA estimado para el ejercicio. La compañía cuenta por tanto con un bajo ratio de apalancamiento y buena posición de tesorería que le proporcionan un amplio recorrido para un mayor apalancamiento en futuras compras.

“La presentación de estos datos pone de manifiesto no sólo el crecimiento exponencial de la empresa, sino también la capacidad de la compañía para consolidarse como uno de los principales operadores convergentes actuales, ofreciendo a sus clientes calidad, cercanía y seguridad”, sostienen en el comunicado remitido.

Según Diego Cabezudo, CEO y co-fundador de Gigas, “hemos cerrado un primer semestre de 2021 muy positivo, no sólo por las adquisiciones realizadas, sino también por las sinergias y la mejora de la rentabilidad que estamos consiguiendo. Somos muy optimistas respecto a nuestra nueva estrategia de convertirnos en el operador convergente líder en el mercado de empresas en la Península Ibérica. Esperamos importantes oportunidades de venta cruzada en los portfolios de clientes existentes, así como un crecimiento orgánico en clientes empresariales que cada vez más demandan un proveedor integral cercano, para satisfacer sus necesidades tecnológicas de forma personalizada”, ratifica Cabezudo.