Indudablemente, el  se caracteriza por ser un gran ahorro para los negocios frente a otras formas de financiación. La posibilidad de pagar una cuota fija mensual y flexible es una gran oportunidad para simplificar la gestión y los trámites para la adquisición de algunos bienes, como un vehículo.

Por lo tanto, alquilar un vehículo durante un tiempo determinado en función de nuestras necesidades es una buena alternativa. Este tipo de contrato está sujeto a unas condiciones que deben cumplir ambas partes. Sin embargo, los beneficios desde el punto de vista económico, fiscal y de imagen son muy importantes.

El renting empresas se caracteriza por ser un gran ahorro para los negocios.
El renting empresas se caracteriza por ser un gran ahorro para los negocios.

Las ventajas fiscales del renting para autónomos y empresas

Cada vez son más las empresas que valoran solicitar un renting para pagar una cuota fija mensual que incluya el seguro, el mantenimiento, reparaciones y averías de un vehículo. Además, la opción de contar con un vehículo de sustitución si se produce una avería es una propuesta muy atractiva.

Sin embargo, los negocios llevan ya mucho tiempo disfrutando de las enormes ventajas de externalizar la gestión de su flota de vehículos. En el caso de un autónomo pequeño, el desembolso inicial para comprar un vehículo nuevo puede ser un verdadero problema, por dicha razón, esta posibilidad es muy alentadora.

Junto al gran ahorro económico que supone no desembolsar un importe considerable en un vehículo de empresa, también tenemos las ventajas fiscales. Cabe señalar, que el renting no forma parte del activo de una empresa, por dicha razón, no va a generar deuda y se puede incluir como un gasto contable. 

Por lo tanto, se puede decir que la modalidad de renting ofrece diferentes beneficios fiscales tanto para los autónomos y empresas. Por ejemplo, el ahorro, la liquidez, las deducciones y la seguridad financiera, entre otras.

A esto se añade, que se pagará menos en el Impuesto de Sociedades y las posibilidades de deducción en la cuota del IVA. Estas son algunas de las ventajas que se pueden disfrutar si se realiza esta contratación de renting:

  • Se puede deducir el IVA en un 100 % si el vehículo se usa exclusivamente a la actividad profesional.
  • Estas cuotas se pueden deducir en el Impuesto de Sociedades o IRPF, ya que el renting se considera un gasto del negocio.

Este tipo de fiscalidad también afecta a los autónomos que no se encuentran sujetos al régimen de estimación directa. Si bien es cierto, que un autónomo que tribute con el sistema de módulos puede acceder a este servicio, no podrá beneficiarse de estas ventajas fiscales.

Esto quiere decir que el autónomo podrá incluir el renting como un gasto deducible en el IRPF. No obstante, tendría que justificar que el vehículo se utiliza para realizar su actividad profesional y no para uso particular.

En definitiva, el renting se caracteriza por ser una modalidad para alquilar un vehículo que cuenta con una serie de ventajas añadidas. En primer lugar, la empresa se podrá ahorrar un desembolso inicial que puede emplear para otras cuestiones y, por otra parte, podrá deducir el gasto del IVA o IRPF.