Telefónica y Bullitt Group, fabricante de los terminales robustos Cat Phones, han facilitado 68 terminales a diversas entidades que les ayuden a trabajar seguros durante la Covid-19, así como en labores de emergencia que haya que realizar en circunstancias extremas.

En concreto, los terminales cedidos por Bullitt Group a la unidad de Telefónica Ingeniería de Seguridad para su distribución entre varias empresas e instituciones son: 49 unidades del modelo Cat S52, que combina la resistencia de grado militar con un diseño de bolsillo -más delgado que un teléfono inteligente convencional con una carcasa- y 19 unidades del modelo Cat S61, que además de ser casi irrompible cuenta con una cámara térmica incorporada para la detección a distancia de altas temperaturas.

Telefónica y Bullitt Group ceden terminales Cat Phones.
Telefónica y Bullitt Group ceden terminales Cat Phones.

Ambos teléfonos son resistentes a caídas, y pueden sumergirse en agua, lo que los convierte en el complemento perfecto para desarrollar una actividad profesional en circunstancias ambientales extremas, así como para prevenir la transmisión de la Covid-19 a través de la higienización del teléfono.

Tal y como ha destacado Lorena Senador-Gómez, directora Comercial y de Desarrollo de Negocio de Telefónica: “agradecemos a Bullitt Group la entrega de estos terminales y la confianza que ha depositado en nosotros como operador para distribuirlos entre entidades que lo necesitan para su trabajo habitual y para prevenir y combatir el coronavirus. Hemos querido ampliar dicha colaboración dando conectividad a todos los terminales distribuidos”.

Por su parte Nathan Vautier, Chief Sales Officer EMEA & APAC de Bullitt Group ha afirmado: “la tecnología está desempeñando un papel importante ayudando en la lucha contra el coronavirus, y es gratificante saber que contamos con un producto que marcará la diferencia gracias a esta donación. Las empresas e instituciones españolas que han recibido nuestros dispositivos se beneficiarán de la resistencia de los teléfonos Cat phones, que pueden mantenerse desinfectados y limpios, y cuyas imágenes térmicas móviles ayudan a identificar a las personas con temperaturas superiores a la media, que después tendrán que someterse a más pruebas médicas”.

Especificaciones técnicas de los terminales

Tanto el modelo Cat S52 y Cat S61utilizan el sistema operativo Android, que tienen los beneficios de movilidad, implementación rápida (lista para usar), conectividad móvil y Wi-Fi. Poseen pantalla táctil optimizada para uso en exteriores, permitiendo la manipulación con guantes e incluso con los dedos húmedos. Además, soportan caídas desde 1,8 metros de altura, son resistentes al agua y han sido diseñados para resistir productos detergentes, blanqueadores y productos abrasivos. También aguantan altas temperaturas y choques térmicos de hasta 65 grados con humedad del 95% durante 24 horas. Están orientados al ámbito profesional y muchas veces son de uso compartido. Afortunadamente, todos los teléfonos Cat se pueden someter a procesos de limpieza e higienización en profundidad, pues sus especificaciones militares les permiten resistir a todos tipo de líquidos, químicos y jabón, una característica que en el contexto actual los convierte en un elemento más de prevención del coronavirus.

El modelo Cat S61 incorpora una cámara térmica Flir Lepton e incluye un sensor de monitorización de calidad del aire. Estos terminales son capaces de detectar una temperatura elevada en superficies de forma no invasiva y a distancia segura, hasta 2 metros, lo que los hace especialmente útiles para detectar personas con temperatura anómala en cualquier espacio concurrido (redes de transporte público, aeropuertos, hospitales, sedes corporativas, aglomeraciones en ciudades, etc.). Se visualizan diferentes temperaturas de superficie y se representan como diferentes colores en la pantalla del teléfono. La tecnología no requiere contacto físico con el objetivo para leer la temperatura, por lo que resulta una tecnología fiable para el cribado y clasificación inicial de las personas que pasan por la cámara térmica a una distancia de uno o dos metros.