Eurona ha reforzado recientemente su apuesta por la fibra óptica con el fin de llegar a un mercado potencial de 20.000 nuevos hogares en las ciudades.

De esta forma, la compañía afianza su posición en el sector de las telecomunicaciones con una amplia cartera de tecnologías de última generación -donde también se sitúan el satélite o el Hotspot- para garantizar el acceso a Internet y ofrecer una gama de servicios más completa a sus clientes.

En concreto, la operadora hará esta nueva irrupción en los entornos urbanos a través de la ‘fibra más sensible’, un servicio de fibra y móvil que donará parte de cada factura a una causa benéfica.

Con esta estrategia, Eurona busca desmarcarse de la batalla por el ‘low cost’ que mantienen el resto de operadores en la ciudad y pone el foco en una estrategia centrada en las personas y en su objetivo de democratizar Internet ayudando a los colectivos más vulnerables.

Eurona quiere llegar a 20.000 nuevos hogares por fibra.
Eurona quiere llegar a 20.000 nuevos hogares por fibra.

Si con la tecnología satélite su propósito era acabar con la brecha digital, con la escasez de oportunidades en el mundo rural y con las desigualdades entre conectados y no conectados, con la ‘fibra más sensible’, Eurona contribuye a que fundaciones como Cadete, Son Ángeles o Amigos de Calcuta lleven adelante su misión.

Así, por cada factura de este servicio, donará parte de su facturación para que los niños y niñas con discapacidad tengan acceso a los tratamientos de rehabilitación necesario, para que los jóvenes con discapacidad múltiple tengan acceso a becas para acceder a una plaza en Centros de Día o para que los niños acogidos en la casa-hogar de Kobardanga en India tengan acceso a asistencia sanitaria permanente.

Según Fernando Ojeda, consejero delegado de Eurona, “en nuestra compañía estamos convencidos de que el progreso solo se alcanza si se mejora la calidad de vida de las personas. Por eso, en nuestra actividad en el sector de las telecomunicaciones, nuestro propósito siempre ha estado ligado a ayudar y a proteger a colectivos vulnerables. A través de estas ‘conexiones solidarias’ buscamos convertirnos en un motor de cambio que impulse el progreso social. Porque no se trata de olvidar los beneficios, sino de hacerlos compatibles con la mejora de nuestro mundo.”