En línea con la estrategia de simplificación de sus marcas que está llevando a cabo Orangea lo largo de los últimos meses y que ya ha ido anunciando, la compañía anuncia que dejará de comercializar los productos de marca amena a partir del 1 de septiembre. 

Los actuales clientes de amena serán migrados (desde el 13 de septiembre hasta final de año) a Orange. Dicha migración se realizará a unas tarifas muy similares a las que tenían, creadas a tal efecto específicamente para ellos, y en las que se podrán beneficiar de muchas nuevas ventajas de las que antes no disponían.

Los actuales clientes de amena serán migrados a Orange.
Los actuales clientes de amena serán migrados a Orange.

Este proceso será automático y transparente para el usuario, que no deberá hacer nada ni dejará en ningún momento de disfrutar de su servicio de comunicación (no hay sustitución de router ni de SIM). Los clientes serán informados de todos los detalles, tanto en un anexo en factura como a través de email y SMS.

Desaparece la marca amena.
Desaparece la marca amena.

El cambio supondrá para los actuales clientes de amena más gigas de navegación móvil de forma definitiva y sin variar el precio que pagan actualmente, “salvo casos muy concretos que serán comunicados expresamente a los clientes afectados”, puntualiza la telco en el comunicado remitido.

Para cualquier duda al respecto, la compañía pone a disposición de los clientes los teléfonos gratuitos 900900705, hasta el momento de la migración, y 1470, una vez sea ya cliente de Orange.

De esta manera, el porfolio de marcas de Orange en España quedará conformado por las marcas Orange, Jazztel y Simyo.