Antonio García Vidal, presidente de Aotec, durante su intervención en el MWC 22 de Barcelona.
Antonio García Vidal, presidente de Aotec, durante su intervención en el MWC 22 de Barcelona.

El presidente de la Asociación Nacional de Operadores Locales de Telecomunicaciones (Aotec), Antonio García Vidal, ha asegurado que las redes del operador local en zonas rurales están preparadas para asumir el metaverso y también la conexión de millones de dispositivos que vendrá de la mano de IoT.

García Vidal ha participado en el encuentro internacional de Huawei en el marco del Mobile World Congress, donde ha recalcado el papel del operador local, que allí donde se encuentra “aporta conectividad, formación e innovación, las tres claves del salto digital que ha experimentado la España rural. Y estamos preparados para las siguientes olas de cambio que van a llegar”.

El directivo ha expuesto la evolución de las redes de fibra óptica en las pequeñas y medianas poblaciones, donde el operador local ha tenido un lugar destacado. Asimismo, ha subrayado que es un instrumento “esencial” para luchar contra la despoblación.

“Sin conectividad no es posible el futuro”

En España la penetración de la FTTH había alcanzado el 63% en zonas rurales a mediados de 2020 frente a un 89% nacional. El otro 37% aún no tiene una conexión de calidad o carece por completo de acceso a Internet por banda ancha (excluyendo la móvil). “El avance es innegable, aunque aún queda el último escalón, que sin duda es el más complicado”.

A su juicio, entre los factores que han llevado a España a convertirse en el cuarto país de la OCDE en despliegue de fibra y un referente internacional, destaca el que cualquier operador de telecomunicaciones haya podido contribuir creando una red con inversión propia.

Incentivos

Las telecos locales “fueron pioneras en llevar la conectividad por fibra óptica en 2009. Y eso es porque para nosotros la pequeña y mediana población tiene interés comercial, mientras la gran empresa ha estado centrada en las ciudades de mayor tamaño”, ha asegurado.

“Allí donde hay un operador local no hay brecha digital”

Se ha dado la paradoja, señala, “de que la fibra estaba antes en los pueblos que en algunos barrios de grandes ciudades. Nuestras empresas han evolucionado hasta convertirse en compañías tecnológicas y verdaderas impulsoras de la digitalización. Allí donde hay un operador local no hay brecha digital”.

Junto al ecosistema abierto, se ha dado una política de incentivos temprana dirigida a potenciar las redes de banda ancha. Sin embargo, García Vidal lamentó “que en los últimos tres años se hayan orientado a las grandes empresas obligando a cubrir provincias enteras en lugar de municipios”. Por eso ha reclamado “ayudas justas, accesibles a todos los actores”.

Tecnología punta

Otro factor clave que ha permitido la expansión del operador local ha sido la evolución de los sistemas y el abaratamiento de los costes. El operador local, unas 800 empresas en España que invierten anualmente unos 1.000 millones de euros en la mejora de sus sistemas, “ha evolucionado tecnológicamente de forma constante con una base GPON. En la actualidad avanzamos a X-GPON de la mano de Huawei”. A lo que ha añadido: “Somos más inmunes a los periodos de crisis, nuestra capacidad de adaptación es más rápida y mantenernos en vanguardia tecnológica nos ha permitido competir con las grandes”.

Castilla La Mancha

García Vidal puso como ejemplo la evolución de Castilla-La Mancha, una de las regiones más despobladas de España, con casi 1.000 pueblos, el 99% con menos de 5.000 habitantes. Esta comunidad autónoma tenía tan sólo un 14% de penetración de fibra en 2015 y en sólo cinco años ha llegado al 80,4% de la población. En ella los operadores locales de la comunidad van a ser los responsables del 20% de los despliegues de fibra en la región en los próximos dos años.

Por lo que respecta a Andalucía, comunidad con una fuerte presencia de operadores locales, ha recordado que se encuentra cuatro puntos por encima de la media de la UE en el Índice de Economía y Sociedad Digital. La comunidad autónoma en estos momentos llega al 97% de conectividad.

Impacto de la fibra

Por último, Vidal ha recordado asimismo el reciente sobre el impacto de las redes de fibra en zonas rurales, y que aquellas poblaciones con conexión de, al menos, 100Mbps, elevan su renta media un 1,4%, la afiliación a la Seguridad Social un 3,1% y experimenta un aumento del 2% de su población, respecto a las que no tienen 100Mbps de conectividad.

“Es una herramienta esencial en la lucha contra la despoblación e imprescindible si queremos un mundo más sostenible y con zonas rurales tecnológicamente avanzadas. Con la pandemia el flujo de habitantes cambió y los pueblos volvieron a crecer, algo que tenemos que potenciar con la conectividad y la digitalización”.