BT y Toshiba Europe Limited han anunciado el primer despliegue industrial en el Reino Unido de una red de seguridad cuántica, que une el Centro Nacional de Compuestos (NCC), la instalación de investigación y desarrollo de compuestos líder en el Reino Unido, y el Centro de Modelado y Simulación (CFMS), una organización de investigación sin ánimo de lucro que es pionera en desarrollar nuevas capacidades de ingeniería digital.

Primera red industrial de seguridad cuántica del Reino Unido.
Primera red industrial de seguridad cuántica del Reino Unido.

Financiada por el proyecto AQuaSeC de Innovate UK, la red demuestra cómo la Distribución Cuántica de Claves o QKD por sus siglas en inglés - una técnica de vanguardia que no se puede piratear para compartir "claves" de encriptación entre las localizaciones utilizando un flujo de fotones individuales - puede utilizarse para asegurar el tráfico de datos entre sitios industriales clave donde la seguridad es de vital importancia.

La solución tecnológica se está utilizando para sustituir el enfoque "manual" de transporte físico de datos sensibles en dispositivos de almacenamiento portátiles entre los emplazamientos del NCC y el CFMS en Emerson's Green y Filton en el norte de Bristol, así como en la Universidad de Bristol, con lo que se ahorra tiempo y se mejora la seguridad de datos críticos. En lugar de transmitir físicamente los datos, ahora se transfieren a alta velocidad a lo largo de 6 km de cable de fibra óptica, a lo largo del cual las claves de cifrado también se transmiten como un flujo de fotones individuales "codificados".

Utilizando la fibra estándar de Openreach, el sistema QKD de Toshiba permite la distribución de 1000 claves criptográficas por segundo. Su innovadora compatibilidad de multiplexación permite que los datos y las claves cuánticas se transmitan en la misma fibra, eliminando la necesidad de infraestructura muy costosa dedicada a la distribución de claves. Mientras que este primer despliegue cubre un rango de 6km, el actual alcance máximo se extiende hasta 120km - permitiendo una transmisión de datos ultra segura a través de los principales entornos metropolitanos.

La red también se beneficia de la tecnología de estabilización activa de Toshiba, que permite al sistema distribuir material clave de forma continua, incluso en las condiciones de funcionamiento más difíciles, sin ninguna intervención del usuario. Esto evita la necesidad de recalibrar el sistema debido a los cambios inducidos por la temperatura en la longitud de las fibras.

Criptografía cuántica

BT y Toshiba son especialistas mundiales en el desarrollo de la criptografía cuántica tras décadas de investigación -y años de estrecha colaboración- en los laboratorios BT de Martlesham Heath, Suffolk, y el Laboratorio de Investigación de Toshiba Cambridge, respectivamente. Mientras que el anuncio de hoy marca el primer despliegue de QKD en el Reino Unido, Toshiba cuenta con múltiples Pruebas de Concepto (PoC) actualmente en funcionamiento en todo el mundo, entre las que se incluyen sitios dentro de los EE. UU. y Japón, que trabajan en áreas altamente sensibles como la atención sanitaria y los servicios financieros. La instalación también demuestra el compromiso continuo de BT con el desarrollo de las tecnologías que asegurarán las redes de próxima generación para los individuos, las empresas y la infraestructura del Reino Unido. La compañía gasta actualmente en torno a 60 millones de libras esterlinas cada año en la investigación y el desarrollo de seguridad, invirtiendo en tecnologías que van desde las redes de seguridad cuántica como ésta hasta las capacidades líderes de la industria de la inteligencia artificial y la visualización de datos.

Se espera que la computación cuántica desempeñe un papel clave en la transformación de la economía de Reino Unido en un mundo post-Brexit, con el potencial de tener un impacto instrumental en el futuro de las fábricas inteligentes conectadas y la Industria 4.0. El mes pasado el gobierno británico anunció la creación del Centro Nacional de Computación Cuántica (NQCC) - que se espera que esté terminado en 2022 - que pretende ayudar al país a mantenerse a la cabeza de la tecnología. Esto fue presentado como parte del Programa Nacional de Tecnologías Cuánticas del Reino Unido de 1.000 millones de libras, como una prueba más de su compromiso por un futuro cuántico.