8 de febrero, Día Mundial de Internet Segura: malos hábitos.
8 de febrero, Día Mundial de Internet Segura: malos hábitos.

El 8 de febrero se celebra el Día Internacional por una Internet Segura con el objetivo de concienciar sobre el uso responsable de las tecnologías e Internet, especialmente entre jóvenes y niños.

Según una encuesta externa encargada por Sophos, los hábitos de seguridad que los usuarios aplican en el uso de los dispositivos móviles continúan siendo de bajo nivel en comparación con la protección que realizan de otro tipo de dispositivos. Solo uno de cada cuatro españoles cuenta con un software de ciberseguridad en su teléfono móvil. Otras medidas utilizadas para protegerse son el uso de un pin, patrón o sistema de desbloqueo, llevada a cabo por el 28% de los usuarios o el uso de aplicaciones de limpieza de archivos, utilizadas en el 24% de los casos.

La seguridad al 100% no existe, sin embargo, se puede conseguir que el uso de Internet sea lo más seguro posible y minimizar los riesgos a los que nos vemos expuestos diariamente. La idea de la Confianza Cero o Zero Trust ya se está aplicando a la ciberprotección de las redes empresariales y se puede trasladar también a la hora de proteger a los usuarios en el uso diarios de Internet. El concepto es el mismo y se basa en hacer tres preguntas antes de dar un paso en Internet: ¿Quién?, ¿Qué? Y ¿Dónde?

El 80% de los usuarios no lee las condiciones y permisos al descargar una aplicación móvil

Por otra parte, la descarga de aplicaciones, uno de los factores de riesgo en el uso del teléfono móvil, continúa siendo un vector de vulnerabilidad para los usuarios. A pesar de que un 45% de los españoles encuestados asegura descargarse aplicaciones solo de sitios oficiales y de confianza, en el 80% de los casos los usuarios encuestados no leen las condiciones y permisos de las aplicaciones antes de descargarlas. Además de la descarga de aplicación, en el uso cotidiano de internet existen múltiples amenazas que pueden no ser identificadas como tal por los usuarios. Ofertas y anuncios de productos, alertas de suscripciones o contactos dudosos de usuarios anónimos copan las apps, redes sociales, plataformas de streaming o videojuegos online, tras las que pueden ocultarse ciberestafas, intentos de ataques de phishing o smishing.

No adopción de medidas de seguridad básicas

Por otra parte, acens también ha realizado un sondeo con este estudio con el objetivo de conocer los hábitos de los españoles en protección y medidas de seguridad en su navegación online.

Según datos de la encuesta, aunque el 27% de los participantes ha sufrido en algún momento de su vida robo de datos o suplantación de identidad, la mayoría no ha adoptado medidas de seguridad básicas como la protección del dispositivo móvil o la gestión segura de contraseñas.

Así, el 70% de los participantes afirma por ejemplo no disponer de un antivirus en el móvil y apenas el 3% de los usuarios instala las actualizaciones de sus dispositivos tan pronto se publican. Según el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI) de Red.es, el 45% de los hogares españoles no mantiene actualizados los sistemas operativos de sus dispositivos y el 20% tampoco actualiza su antivirus.

Respecto al uso de contraseñas llama la atención que pese a las advertencias de los expertos de cambiar con frecuencia las claves y no reutilizar la misma contraseña para diferentes servicios, los usuarios no hagan caso de las recomendaciones. Así, el 93% de los usuarios afirma que utiliza la misma clave para acceder a diferentes servicios online, mientras que un 46% reconoce que nunca ha modificado su contraseña de correo electrónico. Según el popular servicio Have I Been Pwned para saber si tu cuenta ha sido comprometida, actualmente existen unos 5.500 millones de cuentas de correo electrónico y contraseñas que han sido hackeadas.

Otra práctica insegura de los usuarios es la de conectarse a redes inalámbricas abiertas o públicas. Es algo que reconoce hacer el 57% de los usuarios para acceder a sus datos bancarios desde redes W-iFi públicas de comercios, hoteles, restaurantes u organismos. Un hábito poco seguro si tenemos en cuenta que 3 de cada 4 ataques en el último año tuvieron objetivos financieros, como advierte el último informe de amenazas de CrowdStrike.

Protección de la Infancia

UNICEF España recuerda que es fundamental promover un uso seguro de la tecnología para proteger a los niños, niñas y adolescentes, así como para garantizar el cumplimiento de sus derechos también en el entorno digital.

“Esto pasa por entender las oportunidades de Internet y también sus riesgos. El entorno digital también ha de ser protector”, explica Nacho Guadix, responsable de Educación de UNICEF España. “El uso de la tecnología tiene un impacto físico, emocional y de convivencia, y es necesario conocerlo para poder –a nivel familiar, escolar e institucional- acompañar a los niños, niñas y adolescentes en su vida digital”.

Para afrontar esta tarea, familias, centros educativos, instituciones y empresas juegan un papel esencial. Por ejemplo, a nivel familiar, es importante planificar la llegada del primer móvil, que en nuestro país sucede, de media, a los 10,9 años del niño, según el estudio que UNICEF España lanzó el pasado mes de noviembre, .

Las familias también juegan un papel muy importante en el impacto de la tecnología sobre la convivencia. Se ha comprobado que un uso intensivo de la tecnología, y sin la debida supervisión, suele tener implicaciones en la convivencia familiar y entre iguales. Así, el informe refleja que en 1 de cada 4 hogares se producen discusiones todas las semanas por el uso del móvil, la tablet y otros dispositivos electrónicos.

UNICEF España recuerda que es fundamental promover un uso seguro de la tecnología.
UNICEF España recuerda que es fundamental promover un uso seguro de la tecnología.

Además, los adolescentes que usan las tecnologías de manera intensiva y sin supervisión, pueden presentar más problemas a nivel emocional e, incluso, relacional. “1 de cada 3 adolescentes hace un uso problemático de Internet y las redes sociales”, explica Guadix. “Es decir, se conectan todos los días, muchas horas y sacrificando otros ámbitos clave en su desarrollo como descansar, estudiar o hacer vida en familia, y esto a la larga puede repercutir en su salud mental”.

También hay otros riesgos que ponen en peligro la seguridad de la infancia y adolescencia en el entorno digital. Así, el informe de UNICEF reflejaba además que el 42% de los adolescentes encuestados aseguraba haber recibido alguna vez mensajes de contenido erótico/sexual, que uno de cada diez ha recibido –a través de redes, chats, Internet o videojuegos- una proposición sexual por parte de un adulto, o que uno de cada cinco podría estar sufriendo ciberacoso.

Por ello, para poder hacer ese acompañamiento en el uso seguro de la tecnología por parte de niños, niñas y adolescentes, no solo es esencial el rol de las familias, sino también el de los centros educativos (tanto en la lucha contra el ciberacoso como la educación, por ejemplo, en el uso de la imagen, y la revisión de sus propios protocolos para garantizar la privacidad de los alumnos), las instituciones (que, con los datos que proporciona el informe, pueden diseñar estrategias de prevención más eficaces) y la industria tecnológica (especialmente, en lo que respecta a la privacidad de los datos personales).