Voz Sobre Banda Ancha

Publicado el 15 Ene 2002

73754_46

Por este motivo un acceso a la Red permanente de banda ancha es cada vez más imprescindible, pero sin dejar de lado los sistemas tradicionales de voz, que no han perdido su poder dentro del entramado de las comunicaciones para compartirlo con la transmisión de datos. Esto significa que en numerosas ocasiones mantener redes diferentes para dar soporte a cada tipo de tráfico supone un problema tanto para los operadores como para los usuarios.

Las tecnologías de banda ancha están experimentando un fuerte crecimiento en todo el mundo durante los últimos meses, por diferentes razones, entre las que destacan el acceso de alta velocidad a Internet; los juegos en Red; la descarga de vídeos y de audio; y la proliferación de redes privadas virtuales que comunican los diferentes emplazamientos de una compañía.
Existen diferentes opciones para ofrecer servicios de banda ancha como la fibra óptica, el cable o satélite, pero de todos ellos parece ser que el que está llevándose la palma es DSL, que durante los últimos meses ha experimentado un rápido crecimiento debido al incremento de la demanda. Este fuerte despegue se debe a que está considerada como una de las tecnologías más apropiadas tanto para los entornos residenciales, como para los profesionales de las pequeñas y medianas empresas, ya que requiere una inversión menor que el resto de opciones, sin olvidar que proporciona voz y datos a través de la misma conexión.

Los analistas indican que dentro de unos cuatro años existirán en el mundo cerca de 100 millones de conexiones DSL que se repartirán entre Europa, con un 33 por ciento; Norteamérica, 25 por ciento; y Asia, 42 por ciento. Estas cifras indican que se observará una explosión en la demanda en un corto espacio de tiempo, a la que los proveedores de servicios tendrán que hacer frente.

Según Manish Gupta, vicepresidente de Ventas de Jetstream, los proveedores de servicio se encuentran ante un problema y es que, como las redes de datos y de voz son diferentes, han de elegir entre un servicio u otro, ya que las dos infraestructuras no pueden integrarse debido a ciertas barreras tecnológicas, lo que no les permite beneficiarse de la oferta de ambos servicios.

Así mismo, los usuarios, para satisfacer sus necesidades de comunicación, deberán acudir a distintos operadores para que les proporcionen servicios de voz, de datos, hospedaje de páginas web o la puesta en marcha de redes privadas virtuales, y para el mantenimiento de cada uno de ellos tendrán que estar en contacto con diversos suministradores, en lugar de gestionarlo todo de forma simultánea con el mismo proveedor. Al mismo tiempo, para los operadores el mantenimiento de dos redes diferentes supone un coste elevado.

Todos estos problemas, tanto a nivel operador como usuario, pueden ser solventados a través de la tecnología de Voz sobre Banda Ancha, que permite incorporar la voz sobre cualquiera de los tipos de acceso de banda ancha, pero que en este momento, y debido a su éxito, está utilizándose sobre todo con DSL.

Para llevar a cabo la implantación de esta tecnología es necesario colocar una unidad CPX 1000 de Jetstream, en la centralita telefónica del operador y una unidad IAD (dispositivo de acceso integrado), en la conexión del usuario. De este modo el proveedor de servicios puede ofrecer todos sus servicios a través de una misma conexión, o lo que es lo mismo, mediante una sola red, evitando los costes que supone la instalación y el mantenimiento de infraestructuras separadas.
Con la conexión DSL se ofrece la conexión de voz y datos a través de una misma red, lo que significa que se puede jugar de forma dinámica con el ancho de banda de voz y el ancho de banda de datos.

Por ejemplo, en una oficina donde existen ocho líneas telefónicas y que en un determinado momento están funcionando todas de forma simultánea, habría menos ancho de banda para la conexión a Internet. Si son cuatro los teléfonos funcionando el ancho de banda para Internet se incrementará. De esta manera el ancho de banda varía en función de las necesidades del uso telefónico y de Internet, pero, ahora bien, siempre garantizando un mínimo dedicado a la voz que permita que la calidad no se vea perjudicada. De este modo, por un lado se asegura la calidad del servicio y por otro, la flexibilidad requerida para que siempre haya disponible ancho de banda para la conexión a Internet, una característica que no siempre puede ser satisfecha por la tecnología de Voz sobre IP, en la que la calidad del sonido varía sin poder ofrecer garantías.

Hace ya tres años que estas infraestructuras están instaladas en varios clientes de Estados Unidos y Canadá, y desde hace un año más o menos que ha llegado a Europa de la mano de la compañía Jetstream, si bien en el Viejo Continente hay otras dos compañías, TdSoft y Zhone, que también trabajan con esta tecnología.

El servicio de Voz sobre Banda Ancha está especialmente orientado a aquellos usuarios que buscan un sistema que sea económicamente asequible y sencillo, tanto en el manejo como en su instalación, al mismo tiempo que les permitan solventar sus requerimientos.

Esto significa que un cliente que necesite 8, 10, 15 o 24 líneas de teléfono y un acceso a Internet de alta velocidad, al mismo tiempo que alojamiento de su sitio web o una red privada virtual, puede contratar de forma separada a diferentes proveedores, o hacerlo todo mediante uno solo, con las ventajas que supone tanto en términos económicos como de gestión. El perfil básico respondería a empresas que tienen entre 4 y 200 empleados, e incluso clientes residenciales.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

Redacción

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5