Bruselas sanciona a Google con cerca de 2.500 millones por su servicio Shopping

La Comisión Europea asegura que Google Shopping afecta a la igualdad de oportunidades a la hora de competir de otras tiendas y comparadores.

Publicado el 28 Jun 2017

Captura Google Shopping

Europa dice que cuando se buscan productos en Google, el buscador dista mucho de ser neutro. Si uno teclea “portátil Core i7”, la herramienta Google Shopping proporciona decenas de resultados que aparecen antes de los anuncios y, por supuesto, antes de los enlaces que no son de pago y que están sometidos al cambiante algoritmo de la compañía. Los servicios de la Competencia de la UE consideran que Google Shopping en su formato actual es “ilegal bajo las normas europeas” y va contra la libre competencia y la libertad de elección de los consumidores del continente, que no son conscientes del sesgo en las búsquedas que establece Google.

Por ello, el organismo europeo ha impuesto la mayor multa antimonopolio de su historia al buscador. En concreto, Bruselas ha sancionado a la compañía de Larry Page y Sergey Brin con 2.424 millones de euros. De todo ello informó ayer la comisaria europea de la Competencia, la danesa Margrethe Vestager. Es el último capítulo de una relación tensa entre el buscador y las autoridades comunitarias, que se remonta siete años atrás.

Google Shopping se lanzó en 2002. Entonces se llamaba Froggle. En 2012 se transformó y para aparecer en su escaparate, en la parte alta y más visible de las búsquedas, por encima de los resultados propios arrojados por el algoritmo de la compañía, las tiendas tenían que pagar. Ese espacio preferente de pago ha sido el motivo de las denuncias de los competidores. Y es que mientras que las tiendas tienen que someterse al famoso algoritmo, el comparador de Google no está sujeto a estas restricciones.

En la búsqueda de un portátil Core i7 que hemos hecho esta mañana, el primer resultado que no es de pago es el de la tienda PCcomponentes, el e-commerce online de moda en España. Eso sí, aparece a mitad de la primera página de resultados, adonde muchos compradores ni siquiera llegan. Y es que, según apunta Bruselas, el primer resultado en una búsqueda recibe el 35% de los clics. En los móviles, el efecto es aún más acusado. Google ahora estudia si apela ante el Tribunal de Justicia de la UE.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

C
Redacción Channel Partner

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5