El 2019 fue el año de la introducción de los productos certificados Wi-Fi 6, el tan esperado lanzamiento de dispositivos y servicios 5G, el despliegue comercial inicial del espectro compartido, así como un mayor interés global en redes privadas. En el 2020, se espera que estos nuevos estándares, productos y servicios impulsen la demanda de más ancho de banda y más potencia a través de Ethernet (PoE) para dispositivos de borde en una amplia gama de espacios conectados. Estos incluyen hogares y ciudades inteligentes, edificios y estadios inteligentes, así como instalaciones mineras, fábricas y bodegas.

Demanda de ancho de banda

Como se señaló anteriormente, en 2019 se introdujeron productos certificados Wi-Fi 6, como cable módems, puntos de acceso inalámbrico (AP) y dispositivos de consumo. En 2020, se espera que los envíos de cable módems y AP certificados Wi-Fi 6 aumenten para permitir la adopción de aplicaciones que requieren mayor ancho de banda, como videoconferencia HD, AR/VR, eSports y transmisión de video 4K. De hecho, múltiples AP Wi-Fi 6 desplegados en entornos con alta densidad de dispositivos como edificios de oficinas, estadios y calles de ciudades inteligentes pueden colectivamente suministrar la calidad de servicio requerida a más clientes y con los perfiles de uso más diversos.

Se espera que los envíos de cable módems y AP certificados Wi-Fi 6 aumenten para permitir la adopción de aplicaciones que requieren mayor ancho de banda

Junto con el DAS y las small cells, 2020 también verá un mayor interés en aprovechar el Servicio de Radio de Banda Ancha Ciudadana (CBRS) para construir redes privadas en los Estados Unidos. Del mismo modo, países europeos como Holanda, Alemania, Suecia y el Reino Unido están buscando enfoques de licencias locales utilizando espectro compartido y frecuencias orientadas a celulares.

Esto se debe a que la nueva disponibilidad de espectro en el intervalo de 3,4 - 3,8 GHz permite a las empresas reforzar la cobertura celular en el edificio con redes privadas y admitir una amplia gama de nuevas aplicaciones de IoT de misión crítica y baja latencia, todo mientras se conserva la lucrativa propiedad de los datos y la analítica.

Para Andrés Mariño, Ingeniero de Aplicaciones Senior en CommScope, el 2020 será el terreno apropiado para la adopción del espectro compartido y de frecuencias orientadas a celulares, incluyendo IoT industrial y escenarios densamente poblados. Uno de los principales beneficios del espectro compartido es su capacidad de ofrecer conectividad confiable para edificios industriales en ubicaciones remotas o temporales, como operaciones mineras, plantas de energía, fábricas y bodegas.

2020 también verá los primeros verdaderos casos de uso de 5G que impulsarán la adopción originada en los despliegues en edificios. Para habilitar estos casos de uso, los operadores inalámbricos analizarán las bandas adquiridas a través de subastas o asignaciones y tomarán una serie de decisiones informadas para maximizar sus inversiones. Estas decisiones afectarán la capacidad de llevar los beneficios de 5G a los espacios conectados para cumplir con algunos de los casos de uso, incluido IoT, donde las comunicaciones de máquina a máquina pueden permitir que miles de millones de dispositivos envíen pequeñas ráfagas de información a otros sistemas, trayendo a la vida edificios y ciudades inteligentes con operaciones más eficientes y nuevas capacidades.

Nuevos requisitos de la ultraconectividad
Nuevos requisitos de la ultraconectividad

Potenciando el borde con PoE

En 2020, la gran cantidad de nuevas opciones de conectividad (Wi-Fi 6, 5G y espectro compartido) ayudarán a aumentar la implementación de dispositivos convergentes IoT y OT de borde, como cámaras de seguridad IP, iluminación LED y señalización digital 4K/HD. Dispositivos de borde adicionales incluyen unidades de punto de venta, junto con sistemas inteligentes de administración de edificios y sensores tales como de control de acceso (cerraduras inteligentes), servicios de ubicación, detección de incendios y evacuación.

Power over ethernet (PoE) es la tecnología preferida para suministrar energía a dispositivos de borde y puntos de acceso inalámbrico. El último estándar de potencia sobre Ethernet 802.3bt (también conocido como PoE de 4 pares o simplemente 4PPoE) estipula que 90 vatios completos pueden ser suministrados a través del cableado CAT 6A. “Aunque los puntos de acceso inalámbrico (AP) más antiguos tienden a consumir una cantidad mínima de energía, algunos nuevos AP requieren más energía para controlar todas sus radios y proporcionar energía a los dispositivos conectados a través de sus puertos USB. La cantidad de dispositivos de borde que exigen más PoE, como la señalización digital HD/4K, cámaras PTZ e iluminación LED inteligente, aumentará en 2020”, agregó Andrés Mariño.

Power over ethernet (PoE) es la tecnología preferida para suministrar energía a dispositivos de borde y puntos de acceso inalámbrico

Con la llegada de los casos de uso de misión críticahabilitados por CBRS y redes privadas en ubicaciones remotas y temporales, PoE se aprovechará cada vez más en 2020 como una fuente de energía de respaldo estable para dispositivos de borde convergentes. Por ejemplo, una cámara HD puede suministrar datos a múltiples aplicaciones, como sistemas de seguridad, conteo de personas, analítica de aprendizaje automático (ML) y sensores de ocupación. En pocas palabras, cuantas más aplicaciones se alimenten a través de un único dispositivo de borde, más importante será garantizar el tiempo de actividad de la red.

Estas situaciones también exigirán el uso de PoE para reducir el tiempo de detección de fallas, especialmente en ubicaciones remotas. Con un sistema que no es PoE, un incidente de falla de energía requiere la atención local de un electricista para investigar la causa raíz de la interrupción. Con un dispositivo alimentado por PoE, la energía y los datos son combinados y se centralizan en el switch LAN de la sala de equipos, la cual provee circuitos de alimentación dedicados, lo que simplifica y automatiza el proceso de detección de fallas. Esto reduce el tiempo que lleva rastrear y reparar las interrupciones, mejorando significativamente el tiempo medio de recuperación (MTTR).

Nueva infraestructura

La demanda de ancho de banda suficiente para conectar las tecnologías mencionadas y las aplicaciones que habilitan se convertirá en una prioridad aún mayor en 2020. Vemos nuevas opciones de conectividad y dispositivos PoE convergentes que actúan como catalizadores principales para la actualización de la infraestructura de back-end, incluyendo nuevos switches multi-gigabit y cableado de fibra que suministran 90 vatios vía PoE. Los departamentos de TI involucrados en actualizaciones cíclicas durante 2020 también implementarán el cableado CAT 6A, que permite velocidades de transferencia de hasta 10Gbps, para evitar cuellos de botella en la red y respaldar completamente las nuevas demandas de PoE.

“Con la introducción de nuevas tecnologías como Wi-Fi 6, el lanzamiento del uso compartido del espectro, el aumento en el interés por las redes privadas y el despliegue continuo de redes 5G, el 2020 ofrecerá a los consumidores y a las empresas una amplia gama de opciones de conectividad”, finalizó Andrés Mariño.