Informe de Conectividad Global 2022.
Informe de Conectividad Global 2022. ITU.

El inmenso potencial de Internet para el bien social y económico sigue sin explotarse en gran medida a pesar de los 30 años de crecimiento constante, según un nuevo informe de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

Lanzado coincidiendo con la inauguración de la en Kigali, Ruanda, el Informe de Conectividad Global 2022 sostiene que, si bien el acceso fácil y asequible a la banda ancha rápida es casi omnipresente en la mayoría de las naciones del mundo rico, grandes franjas de la humanidad siguen excluidas de las inmensas posibilidades que ofrece la experiencia en línea, atrofiando el desarrollo económico y profundizando las desigualdades globales.

Si bien la cantidad de usuarios de Internet aumentó de unos pocos millones a principios de la década de 1990 a casi cinco mil millones en la actualidad, 2.900 millones de personas, o alrededor de un tercio de la humanidad, aún permanecen totalmente desconectados, y muchos cientos de millones más luchan con costosos y pobres accesos de calidad que hace poco para mejorar materialmente sus vidas.

Ya hay casi 5.000 millones de usuarios de Internet

El informe aboga por poner la 'conectividad universal y significativa', definida como la posibilidad de una experiencia en línea segura, satisfactoria, enriquecedora, productiva y asequible para todos, en el centro del desarrollo global. También evalúa qué tan cerca está el mundo de lograr esa conectividad universal y significativa, utilizando los objetivos de conectividad para 2030 publicados recientemente por la UIT y la Oficina del Enviado sobre Tecnología del Secretario General de las Naciones Unidas.

El coste de las suscripciones de banda ancha y los dispositivos digitales sigue siendo una barrera importante para la conectividad, confirma el documento. Si bien el acceso a Internet se ha vuelto progresivamente más barato en los países más ricos, conectarse en línea sigue siendo prohibitivamente costoso en muchas economías de ingresos bajos y medianos bajos.

El coste de las suscripciones de banda ancha y los dispositivos digitales siguen siendo una gran barrera

Y aunque el coste de la banda ancha, especialmente la banda ancha móvil, ha disminuido significativamente durante la última década, la mayoría de las economías de ingresos bajos y medianos aún no alcanzan el objetivo de asequibilidad global del 2% o menos del ingreso nacional bruto per cápita establecido por la Comisión de Banda Ancha para el Desarrollo Sostenible.

“El acceso equitativo a las tecnologías digitales no es solo una responsabilidad moral, es esencial para la prosperidad y la sostenibilidad mundiales”, dice el secretario general de la UIT, Houlin Zhao. “Necesitamos crear las condiciones adecuadas, incluida la promoción de entornos propicios para la inversión, para romper ciclos de la exclusión y acercar la transformación digital a todos".

Presentado el Informe de Conectividad Global 2022 de la ITU.
Presentado el Informe de Conectividad Global 2022 de la ITU. ITU.

Si bien el aumento en la demanda de acceso a Internet relacionado con Covid-19 trajo a unos 800 millones de personas adicionales en línea, también aumentó drásticamente el coste de la exclusión digital, con aquellos que no pueden conectarse abruptamente excluidos del empleo, la educación, el acceso a consejos de salud, servicios financieros, y mucho más.

“La conectividad significativa y universal se ha convertido en el imperativo mundial de nuestra década”, expone Doreen Bogdan-Martin, directora de la Oficina de Desarrollo de las Telecomunicaciones de la UIT, que elaboró el informe, absolutamente fundamental para nuestro éxito en el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU".

Todavía buscando el 'eslabón perdido'

El informe 'El eslabón perdido', publicado en 1984 por la Comisión Independiente para el Desarrollo Mundial de las Telecomunicaciones creada por la UIT, identificó una clara correlación entre el acceso a las telecomunicaciones y el desarrollo socioeconómico e instó a todos los países a hacer de la conectividad una prioridad.

Existe una clara correlación entre el acceso a las telecomunicaciones y el desarrollo socioeconómico

Casi 40 años después, ese 'eslabón perdido' aún persiste, pero se ha transformado en múltiples brechas digitales:

  • La brecha de ingresos: el nivel de uso de Internet en los países de ingresos bajos (22%) se mantiene muy por debajo del de los países de altos ingresos, que se acercan al uso universal (91%).
  • La brecha urbano-rural: la proporción de usuarios de Internet es el doble en las áreas urbanas que en las áreas rurales
  • La brecha de género: a nivel mundial, el 62 % de los hombres utilizan Internet, en comparación con el 57 % de las mujeres
  • La brecha generacional: en todas las regiones, los jóvenes de 15 a 24 años son usuarios de Internet más ávidos (72% en línea) que el resto de la población (57%).
  • La brecha educativa: en casi todos los países donde hay datos disponibles, las tasas de uso de Internet son más altas para aquellos con más educación, en muchos casos, mucho más altas.

El informe señala que los mayores desafíos para conectar a los que no están conectados ya no están relacionados con la cobertura de la red, sino más bien con la adopción y el uso.

Los mayores desafíos para conectar a los que no están conectados están relacionados con la adopción y el uso, no con la cobertura de red

Con solo el 5% de la población mundial físicamente fuera del alcance de una señal de banda ancha móvil, la 'brecha de cobertura' ahora se ve eclipsada por la 'brecha de uso': alrededor del 32% de las personas que están dentro del alcance de una red de banda ancha móvil y podrían, en teoría, conectarse siguen offline debido a los costes prohibitivos, la falta de acceso a un dispositivo, o por falta de conciencia, habilidades o capacidad para encontrar contenido útil.

Juventud

Si bien los jóvenes son usuarios entusiastas de las plataformas y los servicios online en todas partes del mundo, las brechas entre los países y dentro de ellos limitan la capacidad de muchos jóvenes de aprovechar este mundo para mejorar sus vidas.

Solo el 40% de los niños en edad escolar tienen acceso a Internet en el hogar

Solo el 40% de los niños en edad escolar tienen acceso a Internet en el hogar, y muchos solo pueden acceder a los servicios en línea a través de un teléfono móvil con funcionalidad limitada para actividades como el aprendizaje electrónico.

A medida que el entorno digital se vuelve más complejo, los niños y jóvenes también necesitan una mayor competencia para comprender críticamente el mundo digital en el que están cada vez más inmersos. El acceso y las habilidades digitales son clave para garantizar que los niños y jóvenes mejoren sus perspectivas, y cada vez se reconoce más que todas las partes interesadas deben colaborar de manera más eficaz para proteger a los jóvenes de los riesgos y daños en línea.