La banda ancha se llena de valor añadido

Internet evoluciona progresivamente. Junto a las nuevas tecnologías que permiten un acceso mejorado a la Red surgen nuevos servicios que se convierten en su razón de ser y en la clave de su éxito.

Publicado el 15 Ene 2002

86845_32

La gran ventaja de la banda ancha no sólo radica en la alta velocidad y el ahorro de tiempo. Disponer de una conexión de banda ancha permite disfrutar de contenidos y formatos que no son accesibles a través de otro tipo de conexiones de menor capacidad, como vídeo, multimedia, descargas y todas las aplicaciones que de ellas se derivan.

En los próximos meses se espera un crecimiento exponencial del tráfico en la Red, debido principalmente a tres factores sofisticación de las nuevas aplicaciones, incremento del número de usuarios y necesidad de transmitir no sólo datos, sino también voz e imágenes.

Pero, ¿quién se encargará ahora de llenarlas de contenido o servicios de suficiente interés para suscitar la atención de los usuarios?

Las empresas que crean, organizan, distribuyen y gestionan los contenidos, tanto en los entornos empresariales como residenciales, son las que dotan de posibilidades a la Red. La economía se basa en un intercambio de bienes y servicios y la banda ancha abre nuevos caminos que facilitan este comercio gracias a la producción de contenidos virtuales como la música, el vídeo o las transacciones bancarias, comenta Enrique Iglesias, director de Marketing y Ventas de ONO.

En este sentido se manifiesta también, Fernando García Pascual, director del departamento de Preventa de Unitronics, quien no duda en afirmar que en poco tiempo, el concepto contenido y su potencial asociado se ha convertido en el nuevo paradigma y modelo de negocio de Internet, desplazando incluso al comercio electrónico y a la publicidad. A diferencia de estos últimos, en los que hubo cierta oportunidad para emprendedores y entusiastas, el modelo de negocio que se desarrollará en torno al contenido es un entramado de productoras de cine, compañías discográficas, agencias de prensa, editoriales y empresas de vídeo juegos, es decir, los fabricantes históricos del contenido. Estos son los contenidos sobre los que hay una cultura heredada de pago por consumo, elemento éste imprescindible para sustentar el modelo de negocio.

Por su parte, Agustín Béjar, director de Marketing de Ya.com, afirma que las agencias de distribución de contenidos saben la importancia que tendrá la banda ancha y proveen de contenido e imágenes a portales multimedia. La TV no es el único medio que demanda esta información.

Estos contenidos ya no se entregan en cintas, sino a través de Internet, donde se accede a los contenidos a través de una clave y se pueden bajar, siendo posible conseguir la información en tiempo real, sin esperas.

Por otra parte, las operadoras de telecomunicaciones están trabajando en poner en marcha los entornos necesarios para que funcione. Microsoft ha desarrollado los mecanismos técnicos y de licencias para que las operadoras de telecomunicaciones puedan aprovechar su software con el fin de crear los mejores servicios. Las posibilidades y la riqueza de los contenidos dependerán de la capacidad de sus creadores, pero vendrán propiciados por la funcionalidad del software que puede funcionar en este entorno, así como por el entorno de desarrollo que tengan a su disposición, expone Juan José Carmena.
La banda ancha permite crear muchas funcionalidades nuevas que puedan atraer a todo tipo de usuario, desde empresas a particulares, para usos estrictamente profesionales o actividades de ocio.

Para Béjar, hasta la fecha no se había visto un despegue real en la demanda del ancho de banda, disfrutando del servicio sólo empresas, ya que el coste inicial era una barrera de entrada [40.500 pesetas/243,41 euros].

En opinión de García Pascual, una plataforma de distribución de contenidos que se precie ha de ser multiservicio, es decir, tiene que ser capaz de transportar con garantías cualquier tipo de información, ya sea voz, vídeo o datos. Además, esta plataforma ha de construirse sobre una infraestructura universal y estandarizada, como es Internet.

Este nuevo panorama se está viendo reflejado en la creación de las CDN ( Content Delivery Networks) en las que el contenido de banda ancha de un proveedor es replicado en el mayor número de ISPs posible para garantizar su correcta distribución, comenta Enrique Iglesias. Hasta ahora todos los usuarios de la red aprovechaban las ventajas que ofrece Internet, pero siempre con las limitaciones que impone la reducida velocidad de conexión. Sin embargo, el objetivo de la banda ancha consiste en que cualquier usuario integre todo tipo de servicio remoto pero sin que éste se encuentre condicionado por las redes, sino por la imaginación de quien lo produce.

Para el director de Marketing de Ya.com, la banda ancha se dirige al mercado residencial y profesional. Las empresas demandan mayor velocidad para la transmisión de datos o acceder a información de forma rápida. El usuario doméstico demanda sobre todo temas de ocio, como retransmisiones de conciertos online, videos musicales… etc. Estos servicios ya se encuentran disponibles.

En cualquier caso, las oportunidades se dirigen a dos entonos bien diferenciados como son el residencial y el empresarial, con unas necesidades totalmente diferentes. Por este motivo, el responsable de desarrollo de negocio ASP de Microsoft, Mario Casado, no duda en reconocer que de manera distinta, añade valor en ambos campos. En el entorno residencial hablamos más de entretenimiento, aunque también va a enriquecer en gran medida el comercio electrónico. En el campo empresarial, ayudará a hacer que el software como servicio y el modelo ASP resulten más fáciles de implantar.

Pero como la historia ha demostrado en numerosas ocasiones, cualquier acontecimiento puede modificar el rumbo previsto y hacer aparecer nuevas oportunidades de negocio donde nunca se hubiera sospechado. Así, desde KPNQwest señalan que también el mercado empresarial, incluso el de las instituciones públicas, han encontrado aplicaciones de este tipo de tecnología que reducen notablemente sus costes. La desaceleración económica, sumada al temor que rodea a la movilidad internacional, han disparado la demanda de servicios de videoconferencia.
El momento actual se caracteriza por unas expectativas muy elevadas por parte de los usuarios y el duro trabajo de los departamentos de tecnología de operadores y empresas afines. Quedan importantes cuestiones que resolver en cuanto a la calidad del servicio de extremo a extremo dentro de Internet, los estándares de comunicación entre diferentes redes de contenidos, pautas y modelos a seguir en facturación del contenido y, por supuesto, sin descuidar al cliente. Será necesario reorientarlos y quizá también educarlos en el sentido de que en la Red la mayoría de los servicios dejarán de ser gratuitos.

La situación a día de hoy es de plena expansión, puesto que la banda ancha aún está en pleno proceso de despliegue e implementación. El nivel de satisfacción, con las posibilidades que hoy ofrece, es muy elevado. Lógicamente, a medida que crezcan el número y variedad de servicios, dada la tecnología ya disponible, esa satisfacción se agrandará en el sentido de que aumentará los segmentos de población que pueda disfrutarlos.

Mientras los desarrolladores exprimen hasta la última gota sus dotes creativas para alumbrar nuevos y revolucionarios servicios que darán un impulso a Internet, es posible gozar de renovados sistemas de comunicación como la mensajería instantánea multimedia, la transmisión de contenidos audio y vídeo, junto a su vinculación al comercio electrónico, la videoconferencia o los juegos online, entre otras opciones.

Un ejemplo, sería el protagonizado por Terra el pasado mes de julio cuando lanzó la Zona Multimedia, con contenidos adaptados a las necesidades de usuarios ADSL. En ella ofrece un catálogo audiovisual con más de 12.000 vídeos clasificados en ocho temas Arte, Cine, Cultura, Deportes, Humor, Juegos, Música y Turismo. En total, más de 500 horas de contenidos de audio y de vídeo, equivalente a seis meses de producción. La compañía advierte que una vez dentro, nadie ha salido.

La percepción de ONO, ratifica esta idea al admitir que si el acceso a Internet creaba adicción, la banda ancha engancha, y lo hará más aún. Puede que sea por esa carencia, hasta ahora, por lo que el mundo camina a pasos agigantados hacia una realidad virtual continua y omnipresente. Si éste es el futuro, ¡Nos veremos en la Red!

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

R
Redacción RedesTelecom

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5