Fibernet desarrolla dos gamas centradas en la calidad y seguridad de la fibra

Bajo los nombres de Safe-Patch y FiberSec, la empresa ha presentado ocho soluciones que se anticipan a los posibles efectos negativos sobre la fibra.

Publicado el 05 Sep 2011

19877_86

La empresa española Fibernet, dedicada a la alta tecnología, ha lanzado dos nuevas familias de producto, Safe-Patch y FiberSec. Estos nuevos productos han sido desarrollados para mejorar la fiabilidad y la calidad de las redes de fibra óptica, y son aplicables tanto a la fibra de planta interna como a aplicaciones de planta externa.

La gama FiberSec se compone de cuatro productos de monitorización en tiempo real que miden y vigilan la calidad y la velocidad de la fibra y de sus sistemas:

FIBER-Monitor: Sistema que mide la calidad de la fibra óptica en tiempo real. La solución dispone de un patrón inicial contra el que se comparan continuamente las medidas que el sistema realiza. Para ello, se utilizan frecuencias ópticas de test fuera del espectro estándar de uso de los usuarios finales. Esta solución es compatible con todos los sistemas de transmisión óptica existentes en el mercado.

FIBER-Guard: Detecta posibles manipulaciones externas de la fibra y analiza de forma continuada posibles extracciones de la información que se transmite a través de la fibra.

FIBER-Locator: Esta solución permite calcular el punto kilométrico exacto en el que se está produciendo un error. El sistema esta basado en la técnica de la reflectometría que consigue calcular y definir medidas con alta precisión.

FIBER-Switch: Sistema que proporciona redundancia de ruta óptica para todos aquellos escenarios en los que es necesario habilitar caminos de backup entre distintas ubicaciones. El sistema funciona de forma continua: monitoriza el estado de las rutas, y provoca la conmutación de todo el tráfico a una única ruta de backup en caso de que se detecten problemas en la principal.

La familia de productos Safe-Patch ha sido diseñada y desarrollada para proporcionar seguridad, continuidad y fiabilidad en las aplicaciones de los data centers. Esta gama de productos esta formada por:

PATCH-Monitor: Se trata de paneles de fibra inteligentes que permiten ofrecer al usuario un inventario de todo el cableado pasivo del que dispone. También detecta las posibilidades de crecimiento y mide el estado del mismo ante posibles pérdidas (calidad del cableado entre dos paneles).

PATCH-Guard: Una solución con funcionalidades específicas de detección ante cualquier posible manipulación o intento de intrusión.

PATCH-Locator: sistema de localización de fallos diseñado para detectar, con un alto grado de precisión, el punto exacto de la sala en el que puede estar ocurriendo un determinado incidente sobre el cableado de fibra.

TWIN-PATCH: Se añaden las funcionalidades de backup de rutas ópticas entre paneles para conmutar todo el tráfico a una ruta diferente en el caso de cubrir tareas de mantenimiento o fallos en los cables de fibra.

Reconocer y anticiparse a los posibles efectos negativos sobre la fibra es el primer paso para una transmisión segura y de calidad:

La fibra óptica ofrece múltiples ventajas sobre otros medios de transporte de datos pero no es inmune a efectos externos que pueden provocar pérdidas en la calidad del transporte. Reconocer estos fallos a tiempo puede ahorrar tiempo, dinero y problemas ante posibles robos de información. Estos efectos pueden agruparse en:

Envejecimiento de la fibra: lo que se traduce en pérdidas importantes (dB/Km).

Microcurvaturas o macrocurvaturas: por la propia manipulación de la fibra pueden producirse, bien en el tendido inicial de la misma o en las actuaciones posteriores en centrales intermedias o en puntos del tendido provocados por incidencias ocasionadas, por roturas de las mismas, etc.

Manipulaciones externas de la fibra: la fibra es luz, y doblando adecuadamente el cable de fibra se consigue que parte de esa luz salga a través de la cubierta. Con los mecanismos adecuados de detección y decodificación de las señales se podrían leer los datos que viajan a través de ella, por lo que es importante contar con detectores en tiempo real que verifiquen de forma constante el estado de la red.

Dispersiones cromáticas: puede darse debido a posibles impurezas de la propia fibra o a la dispersión por polarización, debida a la diferente velocidad de propagación de las componentes ortogonales de toda señal luminosa. Esto se traduce en un ensanchamiento de los pulsos ópticos y, en consecuencia lo que puede provocar interferencia entre pulsos ópticos. Estos efectos pueden hacerse notar, llegando a ser importantes para velocidades altas de transmisión (del orden de 10Gbps o superiores).

Efectos no lineales: se producen en la fibra y afectan al transporte de datos. En este caso, la potencialidad de la fibra encuentra algún tipo de limitación al sufrir interacciones no lineales que se producen entre las propias portadoras ópticas de información y el propio medio de transmisión, la fibra. Alguno de estos efectos son el efecto Raman, efecto Brillouin, “Tour-wave mixing” etc…

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

R
Redacción RedesTelecom

Artículos relacionados