Internet y la Teleeducación oportunidades y barreras para su desarrollo es el nombre del informe elaborado por la Asociación de Usuarios de Internet (AUI) y la Universidad Carlos III de Madrid, en el que se asegura que, en el ámbito de la teleeducación en España, las perspectivas son muy prometedoras en un plazo de dos a cuatro años. Pese a estas esperanzadoras previsiones, el informe también señala que existen numerosas barreras que es necesario superar la calidad y los costes de acceso a Internet, la falta de hábito en el uso de las Nuevas Tecnologías y la falta de información de los usuarios.

La teleeducación, definida en el informe como una enseñanza a distancia, abierta, flexible e interactiva, basada en el manejo de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones y, sobre todo, aprovechando los medios que ofrece Internet, presenta ventajas como el acceso a la información de personas aisladas geográficamente o con dificultades físicas; la posibilidad de personalizar el aprendizaje, atendiendo a las distintas capacidades, conocimientos e intereses del alumno; y la actualización constante de materiales y contenidos que permite el sistema, entre otras. Sin embargo, y como desventajas, la teleeducación presenta, según el informe, la aparente falta de contacto humano entre alumnos y profesores y cierta falta de confianza por parte de los profesores en utilizar las nuevas tecnologías para impartir clases.

Por temas, el informe señala que Gestión y Administración de Empresas, Informática, Ofimática, Economía y Gestión Financiera, Historia, Arte, Música y Literatura, Medio Ambiente, Educación y Derecho son las materias sobre las que se imparte un mayor número de cursos.

En cuanto a las entidades que ofrecen teleeducación, el estudio sitúa en primer lugar a las universidades (un total de 19, lo que representa el 48,7 por ciento de la oferta total), a las que siguen entidades con experiencia anterior en otras metodologías educativas (11), y por último, entidades de reciente creación (8).

Por último, el estudio señala que para que la teleeducación tenga el éxito deseado en nuestro país es necesario que las entidades de teleeducación y las organizaciones de usuarios presionen para que el acceso a Internet sea lo mejor y más barato posible, además de llegar a todos los usuarios independientemente del lugar donde viven.