El 90% de las empresas adoptará la red como servicio en 2030

Según Abi Research, el fenómeno NaaS, Network-as-a-Service, tiene un prometedor futuro. Sin embargo, las operadoras tendrán que revisar sus estrategias de inversión y comercialización antes de generalizar su adopción.

Publicado el 27 Ene 2023

El fenómeno NaaS, Network-as-a-Service, tiene un prometedor futuro. Adobe Stock.

Los proveedores de servicios de comunicaciones (CSP) han avanzado mucho en los últimos años en su intento de aprovechar su infraestructura subyacente para ascender en la cadena de valor digital ofreciendo servicios de red integrados basados en la nube. Este paradigma, “red como servicio” (NaaS, del inglés Network-as-a-Service), es una forma más flexible de que las empresas consuman servicios de red críticos y no críticos. No en vano, permite a las organizaciones consumir servicios en la nube a la carta y en tiempo real sin tener que poseer, construir, mantener y, en algunos casos, incluso desplegar su infraestructura in situ. Abi Research prevé que para 2030 más del 90% de las empresas consumirán al menos el 25% de sus servicios de red en este nuevo modelo.

NaaS: piedra angular en la transformación digital de las empresas

“El despliegue de redes como servicio se convertirá en la piedra angular del éxito de la transformación digital de cualquier empresa. Proporciona un mayor tiempo de obtención de valor para nuevos sites o casos de uso, optimiza las estrategias en la nube y aumenta el control de las redes al abstraer el hardware y proporcionar una gestión centralizada. Esto aporta enormes oportunidades de eficiencia financiera y operativa y, en el futuro, tendrá una propuesta de valor que resonará con fuerza en casi todas las verticales empresariales importantes”, afirma Reece Hayden, Analista de Computación Distribuida y Edge de la firma de análisis.

Dos velocidades de implantación

En los próximos siete años, NaaS desempeñará un papel destacado en la mayoría de las estrategias de transformación digital de las empresas de múltiples tamaños y sectores verticales. “Pero no todas las empresas adoptarán este modelo de consumo a corto plazo. Las empresas nativas de la nube y las startups serán las primeras en adoptarlo, mientras que las pymes y las multinacionales irán a la zaga“, explica Hayden. “Estas discrepancias en la adopción son el resultado de las diferentes estructuras internas y los impulsores de valor. Por ejemplo, una empresa emergente valorará la rápida obtención de valor y las bajas barreras de entrada (que ofrece el NaaS). Al mismo tiempo, las multinacionales pueden centrarse más en la seguridad y la infraestructura física local”.

Mercado estancado

Las expectativas a largo plazo para la adopción de NaaS parecen razonables, pero actualmente, el mercado permanece estancado, con la adopción empresarial muy limitada a ciertos servicios de redes definidos por software (por ejemplo, SD-WAN).

La adopción empresarial de NaaS está muy limitada actualmente a determinados servicios como SD-WAN

Hayden argumenta que “esta incipiencia del mercado es el resultado del escepticismo, la confusión y la aversión al riesgo de las empresas”. Destaca que “aunque las empresas pueden ver el valor operativo que podría aportar NaaS, les preocupa el coste total de propiedad (TCO) potencialmente más elevado, los retos de la gestión diaria y el riesgo de fluctuaciones significativas en las facturas mensuales. Esto supone un enorme reto para los CSP”.

Vía hacia la monetización de la red

Acelerar la adopción de NaaS debe ser una prioridad para los CSP, ya que ofrece una vía clara hacia la monetización de la red a través de la prestación de servicios “over-the-top”.

“Los CSP deben primero invertir fuertemente en su solución NaaS buscando integrar la automatización e impulsar la apertura de la plataforma”, recomienda el analista. “Además de esto, deben desarrollar un ecosistema de partners compuesto por integradores de sistemas y socios de servicios de red”. Estos pasos iniciales reducirán la barrera a la implantación, especialmente para las multinacionales lastradas por contratos heredados -el famoso legacy-, y grandes implantaciones brownfield (programas que usan y aprovechan una instalación existente), e introducirán un “socio de confianza” que puede ayudar a facilitar el camino hacia la implantación.

Evangelización sobre NaaS

“Pero hay que ir más allá de la inversión en plataformas”, afirma Hayden. “Los operadores deben trabajar con las empresas para facilitar su despliegue a través de la educación y estrategias innovadoras de apoyo a la fijación de precios que ayuden a mitigar parte del riesgo financiero que implica este nuevo modelo de consumo”.

En este sentido, muchos de los líderes del mercado NaaS ya se están centrando en gran medida en FinOps y trabajan en desplegar controles de precios que jugarán un papel fundamental en la aceleración de la adopción de NaaS por parte de las empresas.

Una de las mayores áreas en las que las operadoras deben centrarse para impulsar la adopción de NaaS es en la educación

Empresas de todas las formas y tamaños, desde grupos hospitalarios hasta estadios deportivos, pueden obtener un enorme valor financiero y operativo del despliegue de NaaS como piedra angular de su estrategia de transformación digital. Pero dar el salto a este nuevo y muy diferente modelo de consumo puede asustar, especialmente dadas las actuales condiciones macroeconómicas globales y una larga lista de contratos de servicios de red heredados. “Los CSP deben implementar estrategias efectivas para apoyar la adopción empresarial si desean acceder a esta enorme oportunidad de monetización. Una de las mayores áreas en las que los CSP deben centrarse es la educación – es muy probable que si las empresas entienden los verdaderos beneficios y costes del despliegue de NaaS, la percepción será más positiva y las tasas de adopción serán más altas”, concluye Hayden.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

R
Redacción RedesTelecom

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5