Brocade recomienda acometer la migración a IPv6 en seis pasos

Egido señala que no hay necesidad de alarmarse pero llama a las empresas a preparar la transición.

Publicado el 26 Abr 2011

67483_57

Ahora que los últimos bloques de direcciones IPv4 ya se están asignando, son muchos los que se preguntan si las alarmas que afirman que IPv6 es el fin de Internet podría ser una exageración o si es algo que los administradores de la red y los CIOs deberían tomarse en serio.
Fernando Egido, Director General de Brocade España, explica que “a pesar de que la migración a IPv6 es un asunto de gran importancia, no hay razón para alarmarse, pero sí para prepararse. Una transición por etapas puede reducir tanto el impacto económico
como efectos negativos para el rendimiento de la empresa”.
Egido recomienda realizar la transición a IPv6 en seis pasos. El primero de ellos sería prepararse sin agobiarse, es decir, que las empresas deben ir pensando en adaptar sus equipos a IPv6 cuanto antes si no quieren que la transición lespille desprevenidos así como evaluar el impacto que tendrá la implantación del nuevo protocolo en su empresa.
El siguiente paso sería realizar una revisión a fondo de la red para detectar qué servicios o aplicaciones no están todavía actualizados para funcionar con IPv6. Algunas
aplicaciones y servicios son menos propensos a verse afectados, mientras que aquellos que están orientados al público o aquellos de importancia crítica deben ser prioritarios. Es importante también diseñar un calendario y ajustarse a él. Todavía no es inminente el día en que las direcciones IPv6 provoquen un punto de inflexión; las direcciones IPv4 no se agotarán completamente hasta dentro de unos 12 meses si bien al ritmo de crecimiento actual de usuarios ese día tampoco queda muy lejos.
Por otra parte no caiga en el error de querer solucionarlo todo a la vez. Se trata de identificar las soluciones que pueda necesitar. Existen soluciones puntuales de doble protocolo diseñadas para facilitar la transición sin necesidad de recurrir a actualizaciones costosas y de alto riesgo que implican una sustitución completa de toda la infraestructura.
Recuerde además que el diseño de la red debe satisfacer las necesidades de negocio a corto, medio y largo plazo. Así no olvide hacer un plan de migración por etapas para reducir el impacto en las actividades de su empresa, y considérelo como parte de una evolución de la red a largo plazo. I
Por último sea consciente de que las soluciones intermedias pueden reportar un ROI a largo plazo. De hecho, la tecnología de transición, como las de doble stack, le ayudarán a gestionar los flujos de tráfico IPv6, y no descarte las soluciones de traducción.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

R
Redacción RedesTelecom

Artículos relacionados