Emerson Network Power aclara la situación del cloud

La compañía examina algunas de las suposiciones más comunes respecto a la nube para dejar claras sus posturas.

Publicado el 21 Nov 2011

12566_52

La realidad de la informática en la nube preocupa en Emerson Network Power. De hecho, desde la compañía se han comprometido a separar ficción de realidad, ya que hay muchas leyendas urbanas sobre el cloud computing y sus características. Por ello, los investigadores de la multinacional han analizado las nubes públicas. Para Blake Carlson, vicepresidente de mercados globales de TI de la compañía Avocent de Emerson Network Power, la nube es “una potente herramienta para las empresas del mercado actual. Sin embargo, al igual que ocurre con toda herramienta, debe ser utilizada correctamente para ver su potencial al completo. Las empresas y los departamentos TI responsables dedicarán el tiempo necesario para comprender los riesgos y las ventajas que conlleva la nube. En primer lugar, desde Emerson aclaran que aunque la migración a la nube no es todavía “universal”, no cabe duda de que su adopción e importancia irá aumentando. Una encuesta de este año, realizada por Advanced Micro Devices, revela que un 37% de las empresas ya usan la nube. Y hasta un 24% de los encuestados afirmaron que tenían planes de desarrollar e implementar una estrategia cloud en el próximo año y medio. De hecho, un informe reciente de IDC, dice que los ingresos en todo el mundo de los servicios públicos de la nube superaron los 21.500 millones de dólares en 2010 y se proyecta que alcance los 72.900 millones de dólares en 2015. EnForrester Researchson aún más optimistas, ya que la estimación del mercado global de cloud computing podría llegar a 241.000 millones dólares en 2020. A pesar de estas predicciones, muchas organizaciones siguen desconfiando de la nube debido a sus dudas acerca del acceso, la ubicación y la transferencia de los datos de propietario o la flexibilidad del propio sitema. Otra de las ideas más extendidas acerca del cloud computing es la de que nunca más hay que preocuparse por el tiempo de inactividad. Algo que no es del todo cierto. En Emerson avisan de que si una empresa se pasa a un proveedor de la nube externo, el riesgo de que se produzca un corte se traslada desde su centro de datos hasta el del proveedor. En contraposición, si se dispone de un centro de datos propios, se puede controlar la infraestructura y la disponibilidad de la red y sus datos. En Emerson recomiendan, si se dedice acudir a uno de estos proveedores, revisar el registro de disponibilidad del centro de datos de los mismos, así como su infraestructura TI antes de realizar la migración. En cambio, si se opta por una nube privada, se puede disfrutar de una medida de protección contra fallos de servidores únicos, aunque el daño ocasionado por un corte total del data center sigue siendo devastador. Mantener una potente infraestructura de suministro eléctrico y de refrigeración es esencial, así como la supervisión y la administración de la infraestructura del centro de datos, que adquieren una importancia todavía mayor. Por último, Emerson hace referencia a otra de las afirmaciones más comunes sobre el cloud: la nube siempre reduce los costes y la carga de trabajo. Este argumento no es del todo cierto, ya que la transición a la nube puede requerir un “intenso” trabajo. Adaptar los servicios del cloud computing a las necesidades específicas de su empresa requiere un cambio cultural que puede resultar difícil de gestionar. Incluso cuando la configuración encaja, clasificar lo que puede entrar a la nube y lo que no es un proceso que requiere mucho tiempo. En términos de costes, un libro blanco de McKinsey and Co. de 2009 afirma que los clientes sólo ahorran dinero cuando ejecutan determinadas plataformas en la nube. En caso contrario, mantener un centro de datos privado sigue siendo más rentable. Una afirmación con la que muchos proveedores de cloud no estarán de acuerdo, pero sigue habiendo dudas acerca del ahorro final de costes que se puede obtener con estos servicios. Si se implanta correctamente, el ahorro es bastante probable pero, como siempre, hay que prestar atención a los detalles.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

Redacción

Artículos relacionados