Evita que las Olimpiadas saturen tu red

Publicado el 24 Jul 2012

12326_03

Autor: Miguel Ángel Martos, director general de Blue Coat para el sur de Europa

Los vídeos de las Olimpiadas de Londres 2012 van a afectar a los presupuestos de TI. Los costes asociados con el impacto de vídeos de las Olimpiadas en la red son de varios tipos. En primer lugar, la visualización de las pruebas deportivas desde la red empresarial puede llegar a consumir entre un 30 a un 60% del ancho de banda. Esto provoca que los sistemas críticos para la actividad empresarial sean más lentos y las peticiones y transacciones de los clientes no puedan ejecutarse. Además, obliga a aumentar el personal dedicado a resolver incidencias y la productividad del empleado se ve afectada porque los trabajadores tienen que invertir más tiempo para completar tareas dependientes de aplicaciones de red lentas.

Desde el 27 de julio, atletas procedentes de más de 200 países competirán por 300 medallas de oro, plata y bronce en 36 deportes. Las emisoras de todo el mundo emitirán más de 5.000 horas de competición, como contenido audiovisual a través de Internet en directo y bajo demanda. Las semifinales y las finales de las Olimpiadas de 2012 se celebrarán durante 11 días laborables. Durante este tiempo, las empresas notarán el impacto que tiene que muchos de sus empleados vean las retransmisiones de los eventos en directo y en diferido mientras trabajan.

La disponibilidad de contenidos en estas Olimpiadas es mayor que nunca y las redes empresariales notarán sin duda su impacto. Un solo usuario viendo un vídeo puede consumir hasta el 30% de una conexión T1 (1,5 Mbps) o un 25% de una E1 (2,048 Mbps). Con sólo tres empleados viendo los eventos, la red estaría saturada.

Durante las Olimpiadas de 2008 en Beijing, el tamaño estándar de vídeo era de 200 Kbps. Este año, ha aumentado hasta los 500 Kbps. Suponiendo que las visualizaciones se mantengan al mismo nivel que en 2008 (una suposición poco probable dado el incremento de hábitos de visualización de vídeo online en todo el mundo), el impacto sobre la red será más de 2,5 veces mayor que en 2008. Sin embargo, los hábitos de visualización de vídeo han cambiado de manera significativa en los últimos cuatro años: ahora los usuarios ven más vídeo durante mayores períodos de tiempo en todo el mundo.

El canal de Youtube de Beijing 2008 acumuló 21 millones de reproducciones durante las dos semanas que duraron los juegos olímpicos. En Europa durante las Olimpiadas de 2008, se accedieron a 180 millones de streams durante los Juegos, una cifra seis veces mayor que los 23 millones de los juegos olímpicos de invierno celebrados en Turín en 2006. Dadas las tendencias de uso de vídeo, podemos esperar hasta 704 millones de reproducciones para las Olimpiadas de 2012.

La mayor parte de las soluciones de red no están equipadas para identificar picos en el tráfico de la red y comprender la causa de éstos. El tráfico se agrupa en una sola categoría, web o HTTP, que hace difícil identificar y distinguir el tráfico crítico para las tareas empresariales del tráfico recreativo relacionado con las Olimpiadas. Para mitigar el impacto del vídeo en la red son necesarias tres cosas. En primer lugar se requiere visibilidad: visualización en tiempo real del contenido del tráfico de la red para identificar y medir la utilización de millones de sitios web ricos en contenido. Por otro lado, el control mediante sencillas políticas QoS para limitar el tráfico de vídeo exclusivamente relacionado con las Olimpiadas al 10% o menos de la red, de modo que no interfiera con el rendimiento de aplicaciones esenciales para el negocio. Por último, es necesaria la aceleración: el caching de vídeo de las Olimpiadas bajo demanda para reducir el impacto de múltiples trabajadores viendo los mismos vídeos.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

Redacción

Artículos relacionados

Artículo 1 de 2