Las tendencias tecnológicas para 2010

Para los profesionales las tecnologías con el potencial para ahorrar costes, reducir consumo energético y ganar en productividad siguen siendo las tendencias clave.

Publicado el 04 Ene 2010

88970_36

Citrix Systems ha examinado las prioridades de inversión TI de las empresas españolas para 2010. Las tecnologías con el potencial para ahorrar costes, reducir consumo energético y ganar en productividad siguen siendo las tendencias clave:

2010 será probablemente un año definitivo para la virtualización desktop. Se estima que el gasto destinado a la adquisición del hardware y del software para puestos de trabajo supone normalmente entre el 20 y el 30 por ciento del coste total del equipo, mientras el 70-80 por ciento restante corresponde a la gestión TI del dispositivo durante su ciclo de vida. La virtualización desktop elimina la necesidad de repetir numerosas tareas de mantenimiento, garantizando que todos los puestos de trabajo de la organización estén actualizados con las últimas tecnologías, versiones de programas y parches de seguridad. Por otro lado, en 2010, el mayor conocimiento de las organizaciones sobre la posibilidad de extender la vida útil de los PCs hará que la virtualización del puesto de trabajo encaje con los planes de renovación de equipos de la mayoría de organizaciones. Ahora que Windows 7 ya está disponible y la economía muestra sus primeros signos de recuperación, el punto de inflexión para la adopción masiva de la virtualización desktop ha llegado. Como parte fundamental de la virtualización desktop, la tecnología hypervisor para puestos cliente permite que múltiples sistemas operativos coexistan de forma totalmente independiente sobre el mismo equipo del usuario final. Esto se consigue gracias a la creación de puestos de trabajo virtuales locales mediante una capa de abstracción: el hypervisor cliente. En 2010, Intel lanzará el nuevo chipset vPro, diseñado para que los fabricantes de PCs y portátiles puedan comercializar ordenadores ya equipados con un hypervisor que reside directamente en el chip -como sucede con los servidores- y que facilita la virtualización de los puestos cliente.

Otro aspecto clave será lo que se conoce como “consumerización” o influencia del consumo sobre las TI corporativas es una de las tendencias que más contribuyen a la transformación del sector tecnológico. Como ejemplo, los teléfonos inteligentes -impulsados por el ‘fenómeno iPhone’– se están situando al mismo nivel que los portátiles y los netbooks como herramientas de trabajo. Estas tecnologías procedentes del mercado de consumo plantean un dilema entre la tradición por la que los equipos pertenecen a la empresa y el deseo creciente de los empleados por utilizar su tecnología preferida en el trabajo, como puede ser un ordenador más potente, un portátil con un diseño más estilizado o simplemente la ‘debilidad’ por una marca concreta.

Por otro lado, y según las previsiones de Gartner, 1.200 millones de personas dispondrán de terminales con capacidad para conectarse a la web y realizar operaciones de comercio electrónico móvil a finales de 2010, impulsando la convergencia entre movilidad e Internet. De esta forma, a partir del presente ejercicio asistiremos a un significativo incremento en la demanda de aplicaciones accesibles a través de diversos dispositivos: desde PCs hasta portátiles, netbooks, iPhones, Blackberrys o smartphones basados en la plataforma Android. El concepto de movilidad en sí se transformará en un modelo infinitamente más viable a medida que los pequeños dispositivos amplíen sus posibilidades de conexión gracias a la virtualización del desktop y de las aplicaciones.

Por último, y a pesar de que todavía existe cierta ambigüedad en torno a los servicios cloud computing o servicios “en la nube”, durante 2010 probablemente veremos cómo el modelo se clarifica un poco más. Servicios cloud públicos como Amazon EC2 o Google ya dominan el entorno tecnológico de consumo, mientras la disponibilidad del sistema operativo Chrome -que incorpora tecnología de virtualización desktop- afianzará aún más estos servicios como plataforma de computación viable y masiva. Los modelos de entorno cloud privado (interno) y de entorno cloud híbrido (público y privado) también alcanzarán mayor definición, incluyendo la gestión de conceptos mixtos. Es así como los centros de datos corporativos se convertirán en clouds internos, mientras las pymes se apoyarán en clouds externos para administrar sus servicios TI.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

Redacción

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5