Amparo Moraleda, la primera presidenta de IBM España

Publicado el 11 Oct 2001

46235_22

Desde el 1 de Julio ocupa oficialmente el cargo de presidenta de IBM España. Parece que no pretende hacer bruscos cambios en la dirección y estrategia de la compañía. Se ha dado un plazo y quiere ir con pies de plomo. Mi mayor ventaja es que conozco a todos los trabajadores desde hace más de doce años.

La primera presidenta de IBM para España y Portugal está casi recién instalada en un edificio de 70.000 metros cuadrados que la multinacional informática tiene en Madrid, que es el lugar donde se concentra la mayor parte de las actividades de la compañía en la Península Ibérica. De las decisiones que a partir de ahora adopte Amparo Moraleda dependen 5.000 empleados.

Su principal objetivo cuando se cumple el 75 aniversario de la presencia de IBM en España es aumentar la cuota de mercado de la compañía y crecer por encima de la industria. Pero además, no sólo quiero apoyar los proyectos que nos beneficien sino también los que contribuyan a mejorar la sociedad en su conjunto. Tengo un especial interés en ampliar nuestro enfoque, para no trabajar sólo con las grandes empresas sino ofrecer nuestra gama de productos a las pymes, y contribuir a su desarrollo y a la mejora de la competitividad.

Amparo Moraleda se encuentra con una IBM en España que durante los últimos dos años ha invertido más de 114,19 millones de euros ( 19.000 millones de pesetas), en innovación tecnológica. Todo ello con el fin de seguir mejorando su posicionamiento en el mercado. La empresa, destinada a la investigación, desarrollo, fabricación y comercialización de tecnología y sistemas de información, así como a la prestación de servicios profesionales relacionados con las nuevas tecnologías, facturó el año pasado en todo el mundo 88.400 millones de dólares (98.290 millones de euros).

Precisamente a las inversiones de IBM se refería hace unas semanas, la nueva presidenta de la firma para España y Portugal, quien afirmaba que su nuevo destino supone un reto que afronto con gran ilusión. Cuento con la ventaja de que IBM está en un momento fantástico para competir y cubrir las demandas de sus clientes. Además se trata de la empresa con mayor presupuesto del sector en I+D. Mi propósito es seguir construyendo sobre los cimientos existentes, apoyándome en el equipo humano.

La empresa de cuya presidencia se acaba de hacer cargo Amparo Moraleda está poco acostumbrada a los cambios. Baste decir que en sus 75 años de historia en nuestro país, sólo ha tenido cinco presidentes, lo que da idea de la filosofía empresarial de una compañía prima más las políticas de desarrollo en el tiempo que los resultados a corto plazo. Por supuesto que se le van a exigir resultados, pero también, y quizá más importante, se le va a pedir que IBM siga siendo una empresa con proyección de futuro donde se pongan los cimientos de lo que será la firma en España y Portugal durante los próximos lustros.
Su lema personal ha sido siempre la independencia. Ha intentado en todo momento mantenerla en el plano profesional y económico para no depender nunca de su marido ni su familia. Y desde luego lo ha conseguido.

De jovencita le gustaban las matemáticas, pero muy pronto comprendió que no tenían futuro y opto por estudiar ingeniería industrial, una carrera con muchas más salidas profesionales. Empezó a trabajar antes de terminar sus estudios. Su primera ocupación fue como becaria en Red Eléctrica. Pocos meses después, en 1988 se produjo el gran salto a IBM como técnico de sistemas. Afirma que desde entonces no se ha aburrido ni un solo día.

Durante su estancia en IBM ha pasado por diferentes puestos de responsabilidad. Desde 1993 su carrera profesional ha ido de ascenso en ascenso de forma imparable. Empezó ejerciendo el cargo de directora de Marketing y Servicios y responsable del departamento de Desarrollo Corporativo. Fue aquí donde completó su formación financiera, algo esencial para cualquier profesional que quiera hacer carrera en una gran multinacional.

En 1996 se trasladó a París, siguiendo a su marido que fue destinado allí como Director de Marketing Directo para IBM Europa. Tuvo que ajustarse a la situación. En París fue nombrada directora de Recursos Humanos de IBM Global Services para Europa, África y Oriente Medio.

Año y medio después, cuando decidió volver a España para tener a su segunda hija, fue nombrada directora general de Ingeniería de Software Avanzado, convirtiéndose en la ejecutiva más joven de IBM en toda Europa.

Amparo Moraleda afirma que para llegar tan alto es necesaria una buena preparación y, sobre todo, ser generoso con los que te rodean. Es necesario rodearte de gente que vale más que tú y a la que te gustaría servir mañana. Es importante crear equipo y defenderlo. Además es necesario ser inconformista y hacer las cosas bien, independientemente de lo que diga el sistema y, por supuesto, ser coherente con tus principios. Se trata de una carrera de fondo.

En el sector Amparo Moraleda es considerada un cerebrín. Se organiza utilizando una regla de oro organización, equipo y saber delegar.
En los traslados ha jugado con la ventaja de que su marido es también ejecutivo de IBM. Al principio ella iba a remolque de él y ahora es al revés. Esto les ha permitido conjugar perfectamente intereses profesionales y familiares. En IBM siempre he tenido la posibilidad de compatibilizar mi trabajo con mi familia, porque existen programas de equilibrio de vida familiar y laboral. Y la tecnología de la información te permite trabajar cuando más te conviene. En la actualidad intenta no llegar a casa más tarde de las siete y media para pasar un par de horas con sus hijas.

Profesionalmente se considera una mujer bastante templada pero que no soporta la falta de preparación y la inconsistencia. Entiendo que no se firme un contrato o no se cumplan las previsiones, pero no que la gente no tenga una explicación racional y un plan de acción.

Su carrera recibió el empujón definitivo en mayo de 2000, cuando fue llamada a la central de Estados Unidos. En un principio se planteó seguir en España, pero cuando le dijeron que era para trabajar de forma directa con Lou Gerstner, no lo dudó. Gerstner, presidente mundial de IBM Corporation, es toda una leyenda en el mundo empresarial de Estados Unidos.

De su estancia en Nueva York, recuerda que no ha traído una única experiencia o enseñanza, pero sí muchas cosas importantes que he aprendido. El presidente mundial de IBM tiene unos estándares de calidad muy altos. Espera mucho de su gente. Conocer su nivel de exigencia y saber lo incisivo que es te hace ser tremendamente autoexigente. Tras su experiencia americana Moraleda considera que es esencial dedicar una parte importante del tiempo a los clientes para conocer sus gustos, necesidades y saber qué es lo que esperan de la compañía.

Recuerda que su colaboración con Gerstner le ha influido a la hora de relacionarse con un cliente y su mercado. Cada reunión con un cliente requiere un ejercicio de investigación de mercado para saber qué hace esa compañía, cuáles son sus objetivos estratégicos, y en qué forma puede influir la tecnología de la información para contribuir a lograr esos objetivos.

Amparo Moraleda señala que Gertsner tiene muy claro que el éxito o fracaso de IBM va a depender de la capacidad como colectivo de transformar la tecnología en ventajas competitivas para la empresa y de convertir nuestros productos en soluciones para que las empresas mejores su productividad. Y el mensaje de e-business va en esa línea y en eso estamos invirtiendo.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

R
Redacción RedesTelecom

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5