La tecnología punta como catalizador de la economía

El coautor del libro ‘Start-up Nation: la historia del milagro económico israelí’, explicó en Madrid cómo una sociedad y un estado se convierten en una nación emprendedora.

Publicado el 21 Mar 2012

13898_88

Saul Singer, periodista y escritor israelí, fue el encargado de dirigir la conferencia Start-up Nation: la tecnología punta como motor de la economía, que tuvo lugar el pasado 14 de marzo en Madrid International Lab. La organización del acto corrió a cargo de la Cámara de Comercio e Industria España- Israely de Madrid Emprende. Singer acudió para explicar los factores del milagro de la economía israelí, con la tecnología punta como factor clave.
Israel, con una población de 7,4 millones de habitantes y un PIB de 213.000 millones de dólares, es el país que más invierte en investigación y desarrollo por individuo en todo el mundo. Tanto es así, que cada año se crean unas 500 empresas tecnológicas, superando en número por habitante a China, India, Japón y a cualquier nación europea. El autor del libro Start-up: El milagro económico de Israel sostiene que existe una idea errónea de innovación. “Al buscar en Google imágenes sobre innovación aparecen fotos de bombillas, que representan la iluminación, la idea. Pero para que se dé la innovación tiene que haber algo más que buenas ideas. En primer lugar determinación, y una cultura emprendedora”, manifestó Singer. Para Saul Singer, la historia de los isralíes como pueblo acostumbrado a emigrar les ha ayudado a crecerse contra la adversidad. Gente acostumbrada a empezar de cero, propensa a tomar riesgos y a emprender. Otro factor es el servicio militar obligatorio vigente en Israel, que enseña valores como el sacrificio, el trabajo en equipo o el liderazgo. Asimismo, la imponente industria militar que poseen transfiere su experiencia a lo comercial. Sin embargo, estos procesos no son extrapolables a otros países. “Cada país tiene que encontrar su propio camino para ser una nación emprendedora y España no puede copiar este modelo de éxito. No es necesario que cambie todo el país, sino crear una subcultura, una burbuja o isla en la que emprender e innovar sea lo normal. Todo país tiene sus puntos fuertes, aquello que sabe hacer mejor. Cuanto mayor es el problema, mayor es la oportunidad”, remarcó el autor israelí.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

Redacción

Artículos relacionados

Artículo 1 de 2