LTE impulsa la banda ancha móvil

Long Term Evolution es la evolución natural de la red 3G, así lo han entendido tanto los operadores como los suministradores de infraestructura de red en una mesa redonda organizada por REDES&TELECOM donde abogan por LTE como la cuarta generación que impulsará la banda ancha móvil.

Publicado el 18 Oct 2011

52812_84

Long Term Evolution ha convencido al sector de las telecomunicaciones, hasta el punto de que se alza como la tecnología unánimemente escogida para dar el salto a la cuarta generación móvil. La convivencia de varios estándares en el marco de las redes de 3G a nivel mundial con un claro reparto de regiones donde dominaba un estándar frente a otros, ha dado paso a una nueva etapa donde el protagonismo está copado por LTE. El mercado se muestra satisfecho ante esta decisión de la industria de caminar en la misma dirección y augura un futuro prometedor a esta tecnología concebida para mejorar la transmisión de datos en las redes móviles. Así se ha reflejado en un encuentro “LTE convence al mercado”, organizado por REDES&TELECOM, y que ha contado con la participación del fabricante QUALCOMM, los proveedores de tecnología para redes ERICSSON y TELLABS, y la operadora ORANGE.

Todos los ponentes han coincidido a la hora de señalar que “LTE es la evolución natural de la red 3G, que viene a completar las prestaciones ya existentes no solo en cuanto a capacidades de la red, sino también en cuanto a posibilidades de trabajar a velocidades mayores sobre el ancho de banda móvil”, tal y como explica Eloy Fustero, Director de Desarrollo de Negocio de Qualcomm España. Podría incluso considerarse que “Long Term Evolution es el primer estándar global de movilidad y de acceso de altísima calidad y de baja latencia”, apunta Alfonso Aguado, Director de Marketing Estratégico de Ericsson España, “lo que supone que los fabricantes tengan que enfrentarse a una economía de escala como antes no habíamos tenido”.

El factor económico
Como era de esperar el factor económico será determinante, en el caso concreto de LTE en un doble aspecto: por las expectativas que genera y por la inversión que lleva aparejada. En este sentido, desde Orange España, Enrique Montesinos, Gerente de Service Definition en la Dirección de DNF, resalta que “en general todos los operadores acusan una bajada de los ingresos medios por usuario (ARPU) en el segmento de los datos, a pesar de que cada vez hay mayor número de clientes que solicitan el servicio de Internet, esto hace que los carriers tengamos puestas las esperanzas en la cuarta generación móvil y LTE como una opción para potenciar los servicios de datos con una propuesta más afinada donde podamos segmentar el perfil de los usuarios y acudir a cada uno de ellos con una oferta acorde a sus necesidades y más rentable para nosotros”. La evolución natural, al menos sobre el papel, pasaría por clasificar a los clientes en función del uso que hacen de los servicios de datos y cobrar en función del mismo, “aún es pronto para decidir si el modelo sería un aumento del precio de la tarifa plana según el uso de la red de datos u otra opción, pero está claro que una tarifa plana tan baja como la actual no podrá darse de modo masivo cuando se trabaje sobre LTE”, argumenta Enrique Montesinos desde Orange España.
La inversión en las redes móviles es otro de los puntos a valorar a la hora de hablar de Long Term Evolution, “los operadores tenemos que actualizar no solo el acceso a las redes, sino también la parte de backhaul y los costes son elevados, de ahí que los pasos hayan sido dados con tiento y nos hayamos movido todos en una sola dirección, la que marca LTE”, advierte el Gerente de Service Definition en la Dirección de DNF de Orange España.
Si bien es cierto que la inversión a realizar –y en buena medida ya efectuada– por parte de los operadores es elevada, también hay que resaltar que “las capacidades que van asociadas a LTE lo son igualmente, de manera que los servicios basados en esta tecnología deben verse como una oportunidad para los operadores para ofrecer servicios de mucho más valor a sus clientes; con la 4G se va a ganar en la inteligencia de la red para que ésta se adapte a las nuevas aplicaciones”, adelanta Daniel Morros, Ingeniero Senior de Tellabs.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

L
Cristina López

Artículos relacionados

Artículo 1 de 3